Espectáculos de porno gratis paseando por la ciudad

 

El salir de fiesta en fin de semana cada vez se me está haciendo más traumático, y no voy a tardar en explicaros por qué, porque la imagen que podéis ver como cabecera no es algo poco habitual ni mucho menos, que te encuentras quieras o no quieras.

Acabo de saber que esta es una curiosa imagen que Google Street View ha pillado sin querer, y aunque no he podido enterarme de dónde, no me extrañaría saber que es en mi ciudad. Dará un voto de confianza a la chica y pensaré que se le ha caído algo bajo el asiento, pero si no es así, daros cuenta de que es pleno día, y aunque no se ve a mucha gente pasando por allí, por el aspecto bien podía ser un parque público, o un lugar donde hacer deporte.

No me considero una tía anticuada, reprimida ni intolerante; de hecho, como cualquiera antes de independizarme de casa yo también solía usar el coche como picadero, y si no tenía vehículo en ese momento, intentaba tirarme a tíos que sí que tuvieran (yo soy exquisita, qué le vamos a hacer, el sexo al aire libre nunca me ha tirado). No sé si las cosas habrán cambiado tanto en los últimos diez años como para que los jóvenes tengan que andar follando en lugares públicos a la vista de todos, a ver si voy a pecar ahora de moderna sin serlo, pero creo que todo se puede hacer con un poquito de pudor.

Te decía que empieza a hacérseme muy cuesta arriba salir cada finde de casa, porque la verdad, a mí el porno me gusta verlo sólo en ciertos momentos, cuando me apetece y en la intimidad; y eso se está haciendo imposible si quieres irte a las zonas de marcha los viernes y sábados, porque los pocos parkings que hay están ocupados desde horas muy tempranas por parejas que al parecer no piensan en otra cosa cuando salen que en protagonizar sus propias películas porno particulares.

¿Creéis que soy una exagerada? Bien, pues no debo ser la única, porque mi chico de turno me comentó el otro día si no sería que aprovechaban esos lugares para ejercer la prostitución, porque el lugar, más que un parking de coches, parecía un follódromo. Allí te pillabas una cámara, la del móvil mismo, y te ponías a hacer fotos amateur de gente teniendo sexo, y te podías hacer de oro, oye; tal era la cantidad de parejas que tenían sexo allí.

Repito que no veo nada de malo echar un casquete en cualquier lugar público en un momento dado, es algo comprensible y que a todos nos ha pasado; pero buscarlo deliberadamente, e incluso esperar al fin de semana para follar como descosidos en el coche, ya no es tan normal, a no ser que te guste que te vean o que te pillen, y ese sea la cuestión, el morbo.

Claro que yo, cercana a la treintena, y con amigas que ya han sido madres, me pregunto cómo puede dejar una que sus hijos se paseen por esos lugares, cuando estos espectáculos, servidora ha sido testigo, pueden producirse en plena tarde, cuando las familias pasean tranquilamente tomando el sol. Y claro, alguna vez también he visto como un padre se encaraba con alguna de estas parejas, porque el espectáculo que estaban dando era realmente bochornoso y muy poco educativo (aunque claro, ese depende de cómo lo veas, jajaja).

No sé si las autoridades podrían meter mano en este asunto, no estoy segura de que el escándalo público sea un delito tipificado, y cierto es que sus acciones no molestan a nadie en el sentido de la palabra; pero para aquellos que queremos pasar un rato con los amigos, salir a bailar, a tomar copas y, en fin, a disfrutar de la noche en la ciudad, no siempre nos es gratos encontrarnos con estos espectáculos porno gratuitos, porque preferimos llegar a casa para montarnos los nuestros propios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies